Que no me muera


Que no me muera sin haber disfrutado
el olor del pasto cortado, de la tierra húmeda.


Que no me muera sin haber aprendido
a valorar cada parte de mi cuerpo.


Que no me muera sin haber apreciado
el agua corriente, la luz eléctrica.


Que no me muera sin haber comprendido
el valor de cada ser humano.


Que no me muera sin haber entendido
que “maluco también es bueno”.


Que no me muera sin haber saboreado
el delicioso aroma de un viejo libro.


Que no me muera sin haberme percatado
de la suavidad de mis sábanas.


Que no me muera sin haberme extasiado
con la belleza de la creación.


Que no me muera sin haber penetrado
en lo más profundo de mi ser.


Que no me muera sin haber danzado
al ritmo de la naturaleza.


Que no me muera sin haber entrado
en el territorio del amor


Que no me muera sin haber contemplado
el espectáculo de la vida.


Que no me muera, Señor,
hasta que cada fibra de mi ser se encuentre unida a ti.




3 comentarios:

Anónimo dijo...

Jeje QUE CHEVERE KIKA..UN ABRAZOTE..TE EXTRAÑAMOS EN PASTO
FARIDT..

Alejandro dijo...

Hola Kika, me gusto mucho esta última entrega, me hizo pensar bastante en lo realizante y gratificante de las cosas mas sencillas de la vida. Gracias a Dios por la vida y por todos sus matices....

Un abrazo, Dios te Bendiga

Yuber Alejandro

Serdna dijo...

"Se es, o se ES...no se puede pensar en un: "no es"."