Cuando era una escuincla

Mi mamá se tomó la molestia de guardar todos mis trabajos realizados en el Jardín infantil durante los años 1984, 1985 y 1986.














Estos los encontré por casualidad cuando buscaba papel reciclable.













Los métodos pedagógicos de la época eran bastante curiosos.















Una vez me pusieron esparadrapo en la boca porque hablaba mucho.














Otra vez me obligaron a estar un tiempo considerable con los brazos levantados, terminé muy adolorida :(














Sin embargo la experiencia del Jardín también me dejó gratos recuerdos... :)

2 comentarios:

Diana Lorena Rojas Montoya dijo...

ha pasado bastante tiempo no?,,,
imagino q es agrdable contemplar nuestras "obras de arte"...

interesante lo q nos compartes en este post, saludos!!

fernando dijo...

La imaginación inagotable de los infantes, sus tonos siempre llenos de alegria, dónde creamos mundos posibles, es algo q nos caracteriza cómo humanos, sin embargo algunos los dejamos en el cuarto de san alejo, olvidando que en una epoca fuimos grandes ingenieros, arquitectos y estupendos artistas.