...y el Verbo se hizo carne

Hace mucho tiempo me ha rondado una idea en la mente, pero no he sabido de qué manera expresarla en palabras. Llevo varios días tratando de darle forma y sin embargo considero que puede resultar un poco enmarañada. Precisamente de eso se trata este post: qué dificil es convertir el pensamiento en palabras y más aún, en hechos, y mucho más aún, convertir los hechos en Vida (no solo pensar, decir, hacer; sino, Ser).

Existe una clara división en el pensamiento humano, al parecer la mayoría de nosotros percibimos la realidad de una forma fragmentada. Algunos ejemplos de esa fragmentación se encuentran en la ciencia:
  • Dogma - Práctica
  • Racionalismo - Empirismo
  • Funcionalismo - Estructuralismo
  • Modernismo - Postmodernismo
  • Objetivismo - Relativismo
  • Newton - Einstein
  • Física clásica - Física cuántica
  • Lógica lineal - Lógica compleja
  • Ciencias exactas - Ciencias humanas
  • Mente - Cuerpo (y ahora sí que estamos en una época en la que la mente y cuerpo se encuentran en conflicto, aún cuando en realidad esta división no existe)
Divisiones por todo lado. Ser partidario de un enfoque, modelo, paradigma o teoría, significa hacerse enemigo del otro; y tener una visión ecléctica puede ser peligroso si no se tiene un buen equilibrio, pero, ¿quién de nosotros ha alcanzado el equilibrio perfecto?.

Unas veces nos vamos para un extremo y otras veces para el otro. Antes (Ilustración) sólo se catalogaba como válido el conocimiento demostrable no sólo desde el punto de vista racional sino tambien en la práxis, dejando de lado fenómenos que exceden cualquier explicación lógica y carecen de una demostración tangible. Ahora (Posmodernismo) se cataloga como válida cualquier cosa.

La religión tambien se ha movido en extremos y hablando específicamente del protestantismo podemos ver a grandes rasgos dos cosas. Primero, los que iniciaron decían que el ser humano está en este mundo sólo para trabajar y desarrollarse a nivel intelectual. Nada de modas, nada de placeres, porque en el cielo se recibiría la recompensa a todas las privaciones hechas en la vida terrenal (bueno, según Weber, ésto tuvo una incidencia fundamental en el desarrollo económico de las potencias mundiales. Ver La ética protestante y el espíritu del capitalismo). Luego, por allá en los años del peace and love, el protestantismo no se podía quedar atrás, entonces surgieron los grupos carismáticos donde se daba principal importancia al disfrute del Reino en la tierra (podemos evocar aquí los coros gospel de las películas americanas), con la creencia de que Dios nos provee TODO lo que necesitemos sin hacer ningún esfuerzo más allá de pedirlo simplemente. Bueno, siempre habrá excepciones, pero en general la religión se ha movido en extremos.

Pero, ¿a dónde quiero llegar con toda esta carreta?

Pues a caer en la cuenta de que a los seres humanos, sobre todo a los occidentales, nos han educado para vivir en un extremo o en otro (o por lo menos eso me sucede a mi). A veces mucho dogma, pero poca práctica; otras veces mucha acción en son de nada (poco pensamiento, poca razón). A veces muy centrados en nuestra mente, pensamiento, razon y otras veces muy centrados en nuestro cuerpo, apariencia.

Cuando pienso en todo esto me imagino a un ser humano casi esquizofrénico, dividido hasta la médula (desde lo más amplio: la ciencia, hasta lo más concreto: la vida de cada individuo). Y recuerdo a un ser humano que ha podido encarnar el equilibrio perfecto: Jesucristo.

  • Juan dijo: "El verbo se hizo carne", y pienso para mí: el concepto se volvió práctica y con base a una antigua teoría (AT), se reveló a los hombres de forma sencilla (NT). Ese conocimiento no se quedó en el papel sino que pudo llevarse a cabo.
  • Pablo afirmó de Cristo Jesús: "Él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación". Efesios 2.11. Y también: Él (el Padre) nos dio a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo de reunir todas las cosas en Cristo, en el cumplimiento de los tiempos establecidos, así las que estan en los cielos como las que están en la tierra. Efesios 1.9 y 10.
Y así como cuenta la leyenda, que un día existieron dos árboles disponibles para el consumo, uno del bien y del mal (divisor por excelencia) y el otro de la vida (unificador); hoy es posible salir de la escisión, comiendo El Pan de Vida (Juan 6.54).

Cristo, principio integrador por excelencia.

8 comentarios:

Diana Lorena Rojas Montoya dijo...

¡¡¡excellent post!!!

No tengo más palabras...

Más cuando en las últimos días me he sentido así: dividida, pero con el fuerte llamado a integrarme a ser una...

en fin, una vez más: Congratulations!!

Angelica Cruz dijo...

Muchas gracias!

Me alegra saber que hay alguien que vive una experiencia similar.
Yo tambien ando en la lucha y
de verdad que es muy dificil, pero hay esperanzas.

Un abrazote.

Anónimo dijo...

Hola!!!, la entrega de hoy me encantó, por lo menos me llena de consuelo saber que hay mas personas "locas" en el mundo que gastan gran parte de su tiempo en interesarse por lo que otros han pensado, por el cómo otros han significado y experimentado el mundo, pero más que eso, me alegra saber, que hay personas que ejercen el acto político de conquistar la palabra, de expresar sus pensamientos sin temor a estar equivocados. Esa es la actitud de una persona que se resiste, que lucha por ser sujeto.
Lo repito, me encantó, me tramó la reflexión de hoy... adelante...

ah!!! y gracias por dedicarle algunas letricas al pensamiento sociológico...

Un abrazo, tu admirador, no anónimo.

Alejandro Duque.

fernando dijo...

el verbo se hizo carne, es decir el discurso tomó forma de práctica, esté es pues uno de los pilares fundamentales del cristianismo, el pararme en el simple discurso tal vez me convierta en sólo un gran elocuente, pero si lo conjugo con la práctica las cosas son muy diferentes. Los abuelos dicen: "del dicho al hecho hay mucho trecho" y es precisamente este espacio de trecho, práctica, hechos reales los cuales nos diferencian cómo verdaderos cristianos, sino simplemente somos menos que nada

Florentino del Castillo dijo...

Precisamente en esas andamos... Tratando de encontrar el Equilibrio, sin caer en radicalismos dogmáticos, y, a pesar de que suene contradictorio, al parecer solo hay una posibilidad... Muy bueno!

XOXO...

Florentino del Castillo dijo...

...Aunque, para el buen nombre de la música, me considero en el deber de rebatir algo, así me duela:

Si escuchas letras de Coros Gospel, te darás cuenta que el principal motivo de estos coros es, precisamente, dar ánimos al pueblo, con la promesa de una esperanza eterna! el "Gospel" habla a su vez de salvación, de esperanza, de ayuda divina en momentos de angustia; nada que ver la tendencia ultra-capitalista de la famosa "Doctrina de la Prosperidad"... El gospel es Bello, en esencia!!! no lo metas en esa colada, porfis!!!

'ora sí... XOXO...!

Angelica Cruz dijo...

Ja ja ja!!
Tengo que confesar que al respecto tú sabes más que yo. Mi crítica no iba hacia el tipo de música sino hacia los ambientes superficiales en los que a veces se genera.

(no me hagas mucho caso, son las interpretaciones subjetivas de una pobre loca), pero en todo caso... te haré caso.

Muchos XOXO

Luis dijo...

Saludos, desde venezuela con mucho cariño para mis hermanos colombianos no se olviden de visitar mi blog. Bendiciones